Omitir vínculos de navegaciónInicio > Conoce Doñana > Ecosistemas de Doñana > Acción Conjunta del viento y del río: La Vera
Ecosistemas
de Doñana
ACCIÓN CONJUNTA DEL VIENTO Y EL RÍO: LA VERA

En Doñana hay dos agentes geológicos externos que son los responsables principales (casi exclusivos) de la conformación geomorfológica del territorio:

  • El viento, que sopla de forma muy constante en dirección sudoeste-noreste, arrastrando a la fina arena de la playa y depositándola más o menos lejos de la costa.
  • El río Guadalquivir que, en sus avenidas, deposita en una amplia zona junto a su desembocadura las partículas que lleva en suspensión, constituidas fundamentalmente por limos de naturaleza arcillosa.

Uno y otro dan lugar, respectivamente, a lo que en otros apartados de este mismo artículo se han denominado “Matorral con arboleda” y “Marisma”.

En la zona más próxima a la costa predomina claramente la acción del viento, y cerca del río, obviamente, la de este. La línea donde se equilibran la influencia de uno y otro es justamente lo que se denomina la Vera (realmente la Vera de la Marisma o la Vera de la zona de Cotos). Dependiendo de la topografía del terreno, esa línea se ha conformado siguiendo la trayectoria que aparece de color rojo fuerte.

La Vera es, por tanto, un ecotono o zona de unión entre dos ecosistemas, en este caso muy claramente diferenciados, como son el Matorral y la Marisma. El sustrato de la Vera está constituido por una mezcla de arcilla y arena. Por la Vera pasa toda el agua que escurre desde la zona de Cotos para llegar a la Marisma. Por otra parte, dependiendo de lo llena que esté la Marisma, algunas zonas de la Vera se inundan algunos años, lo que da lugar a terrenos con un diferente grado de humedad. El conjunto de la Vera puede considerarse como un suelo bastante fértil.

Como ocurre en todos los ecotonos, la biodiversidad de la Vera es mayor que la existente en cualquiera de los dos ecosistemas con los que limita. En la Vera se desarrolla una vegetación de pastizal (en la que dominan especies de las familias Juncáceas y Ciperáceas) que resulta muy atractiva para los herbívoros (Ciervo, Gamo, Jabalí, Vacas, Caballos, Conejo, Perdiz Roja, Ánsar Común y otras especies), por lo que es ocupada por ellos de forma preferente. Esto hace que también se encuentren aquí, en abundancia, sus predadores naturales (Águila Imperial, Milanos, Águila Calzada, Lince, Zorro, Meloncillo, Tejón, etc.). En el límite entre la Vera y el Matorral existen extensiones relativamente grandes de Helecho Común (Pteridium aquilinum), que en la estación húmeda dan lugar a zonas de un color verde brillante muy llamativo.

Todos los árboles citados al hablar del Matorral con arboleda se dan en la Vera, aunque el más importante, desde un punto de vista ecológico y conservacionista, sea el Alcornoque, que aquí presenta los ejemplares más viejos y de mayor porte.

Además de lo ya citado en relación con la fauna y la flora del Matorral, en la Vera se presentan especies que necesitan de ambos ecosistemas. En la Figura 4 puede verse la utilización de un gran alcornoque de la Vera (un monumento natural, probablemente de más de 500 años de edad) por una amplia gama de especies de vertebrados.

Tipificación de La Pajarera de Doñana...
Figura 4. Alcornoque de la Vera, con la fauna de vertebrados relacionada de una u otra forma con él. Pretende representar la gran diversidad biológica que se da en este ecotono.

En estos alcornoques se encuentra establecida actualmente la denominada “Pajarera de Doñana”, una colonia constituida por Garza Real, Garceta Común, Garcilla Bueyera, Garcilla Cangrejera, Martinete, Cigüeña Común y Espátula, donde cada año nacen varios miles de pollos de estas especies. Se reproducen aquí, pero cada día los adultos se desplazan a la marisma cercana para comer y conseguir alimento para sus crías. La Pajarera es un continuo ir y venir de aves hacia la Marisma, hacia las lagunas del interior, paralelamente a la línea de la Vera, camino de zonas próximas o lejanas a las que se trasladan para cazar peces, insectos, cangrejos, ranas, culebras y otros animales que forman parte de su dieta.

Debajo del alcornoque de la Figura 4 pueden verse también al Gamo, Ciervo y Jabalí, que comerán la bellota que caiga; al Zorro, el Meloncillo y el Tejón, esperando que algún pollo sea arrojado del nido, vivo o muerto, para comerlo también; al Conejo, que puede tener su madriguera en la arena o en un hueco de la parte baja del propio alcornoque, comiendo hierba o bellota. Sobre el árbol, en sus ramas, habrán construido su nido el Águila Imperial, el Milano Negro o Real y el Águila Calzada, entre otras especies. Y en alguno de los huecos de su tronco pueden refugiarse o tener también su nido el Cárabo, la Lechuza Común, la Grajilla o algún Murciélago, e incluso puede estar criando a su camada una hembra de Lince.

La Figura 4 pretende representar, y a nuestro juicio lo consigue, la gran diversidad biológica de la Vera, donde pueden encontrarse tanto especies típicas de la Marisma como del Matorral, y además las que necesitan de ambos sistemas. Así ocurre, por ejemplo, como se ha descrito más arriba, con las aves que crían en la Pajarera, pero también; con el Gamo, el Ciervo y el Jabalí, que pasan el día descansando en el Matorral, más o menos cercano a la Vera, y al anochecer se desplazan a comer en la Marisma, donde hay una vegetación muy apetecible para ellos en toda época, para regresar de nuevo con el alba al refugio del monte.

Glosario
Buscar en Glosario
RECORRIDO VIRTUAL
miniFiguraRV
Si deseas hacer un recorrido virtual por La Vera de la marisma pulsa
SISTEMA EOLICO
miniFigura1
Suelos de arena, trasladados por el viento...
LA MARISMA
miniFigura2
Suelos de arcilla, procedentes de aporte fluvial...